Fuente

El objetivo de Fuente es introducir a los participantes a la persona del Espíritu Santo y descubrir cómo nos impulsa a Dios con fidelidad. ¡No podemos vivir una vida cristiana sin su ayuda! Nos esforzamos constantemente por combatir el pecado, las tentaciones, la concupiscencia, la influencia del mundo, al enemigo y nuestra tendencia a buscar la santidad por nuestros propios medios. Nuestros esfuerzos son indispensables, pero ninguna de estas cosas puede dar verdadero fruto sin la gracia (ayuda) del Espíritu Santo.

La dinámica “elegir y pedir” es esencial para lograr los objetivos de este estudio. Deseamos que los participantes de Fuente aprendan que el Espíritu Santo está activo y disponible para nosotros en cualquier instante. Es necesario elegir a Dios, rechazar los malos pensamientos y acciones, y pedir la ayuda del Espíritu Santo. Él es fiel y nos conduce hacia el bien; nos da la fuerza para elegir lo correcto. Él mora en nosotros y es nuestro compañero en la fe. Dirige nuestro camino de conversión y nos ayuda a vivir centrados en nuestra relación personal con Cristo.

También esperamos que, a través de este estudio, los participantes crezcan en docilidad al Espíritu Santo y sometan su propia voluntad a su guía e inspiración.

DESARROLLO DE LA LECCIÓN

1
EL ESPÍRITU SANTO
La Persona y los roles del Espíritu Santo.​

2
LA BATALLA INTERNA
Podemos luchar para vencer nuestras debilidades con la ayuda de Dios.

3
VIVIENDO EN EL ESPÍRITU
El Espíritu Santo nos fortalece y nos guía para seguirlo diariamente.

4
BARRERAS PARA VIVIR EN EL ESPÍRITU
Existen obstáculos que nos impiden ser receptivos al influjo del Espíritu Santo; conocerlos nos ayuda a enfrentarlos.

5
DOCILIDAD AL ESPÍRITU SANTO
María, nuestro modelo de docilidad, encomendó totalmente su vida al Espíritu Santo.

6
DONES Y FRUTOS
Los dones y frutos del Espíritu están disponibles para todos los creyentes como ayuda y signo especial de la actividad del Espíritu Santo en nuestra vida.